publicite en El Valle

Banner Cooperativa

received 934568003305144Duró toda la mañana del martes, donde la familia Trinchieri-Medina imposibilitó el ingreso de los trabajadores a la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos. Pedían se les haga un arreglo económico por el campo donde se encuentra la Planta, del cual tienen escritura y esperan hace más de 6 años.
Durante la mañana de ayer, más precisamente entre las 5.30 y las 12.30 hs., la familia Trinchieri-Medina tomó la decisión de imposibilitar el acceso a la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos de Cañada Grande. Con un candado y una cadena, restringieron el ingreso de los empleados de la misma, los que se encontraron sorpresivamente con esto a las 7 de la mañana al ir llegando al lugar. Para hablar del por qué de lo sucedido es necesario remontarse en el tiempo.
Allá por el año 2009 cuando la Comunidad Regional decidió colocar una Planta en el Valle de Calamuchita el campo de 70 hectáreas perteneciente a la familia en cuestión fue elegido para asentarse. “A nosotros nunca nos llegó ninguna notificación de expropiación”, dijo a nuestro medio Adriana Trinchieri. Ella y su hermana, con la escritura del campo en mano y acompañadas por sus hijos y también por integrantes de Vecinos Autoconvocados, llevaron adelante esta acción, que devino en la presencia policial que se acercó al lugar para ver qué sucedía. A eso de las 8.30 hs. aproximadamente se sumó el Jefe de la Departamental de Policía, Comisario Mayor Rocchietti, quien intentó toda la mañana de convencer al grupo de que levantara la medida de fuerza. Mientras, los empleados y unos 10 camiones que llegaron en la mañana a descargar la basura que cargaban, decidieron algunos retornar a su pueblo de origen y otros esperaron impacientes en el lugar.
“No vamos a permitir el ingreso a la Planta hasta que nos permitan hablar con alguien de la Comunidad Regional, que se haga cargo de pagarnos la expropiación. Queremos que pongan una fecha y un horario para poder conversar de esto”, repetía hasta el cansancio Adriana Trinchieri.
Finalmente y luego de varias idas y vueltas, al mediodía el Jefe de la Departamental de Policía logró contactarse con el Intendente Federico Alesandri, de Embalse, quien recibió a los solicitantes y les prometió una vivienda digna, el cercado de la parcela de tierra alrededor de su casa para que no se salgan los animales que crían, e ir arreglando gradualmente el problema económico que mantienen con la familia, según propias declaraciones de Trinchieri. Vale destacar que hace al menos entre 6 y 8 años que la familia espera estas promesas se hagan realidad, viviendo en condiciones precarias.

Publicite

Suscribirse al newsletter